5 flores que no pueden faltar el Día de Todos los Santos

5 flores que no pueden faltar el Día de Todos los Santos

Se acerca el Día de Todos los Santos y es momento de encargar los arreglos florales para llevar al cementerio. En el post anterior hablábamos de los distintos orígenes de esta tradición y hoy vamos a conocer cuáles son las flores más utilizadas en esta ofrenda y qué significa cada una de ellas.

Los crisantemos son una de las flores más tradicionales de esta jornada y nunca faltan en los arreglos funerarios. Florecen entre octubre y diciembre y este corto periodo simboliza precisamente la fugacidad de la vida. Las margaritas, de la misma familia de los crisantemos, son también bastante comunes desde hace algunos años en los que la variedad y colorido de estos arreglos florales ha crecido significativamente. La representación de lo efímero de esta flor está tan arraigada en occidente que rara vez se obsequia a los vivos con esta flor.

Los claveles, muy populares y conocidos en nuestra tierra por ser de los más abundantes en la Ofrenda del Pilar, tienen el cometido de homenajear a la persona; simbolizan el orgullo y ensalzan lo que significaba para sus seres queridos, representan la admiración de éstos hacia el difunto.

Los gladiolos, otra de las flores de los difuntos por excelencia, simbolizan el honor, la fidelidad, la fuerza del carácter y el recuerdo. Por eso y por sus hermosos y variados colores son una de las flores más representativas del Día de Todos los Santos.

Las rosas tienen un significado diferente según su color, aunque todas ellas representan amor profundo, las más comunes en arreglos funerarios son las blancas, las rosas y las rojas. Las primeras son símbolo de inocencia. Si su tono es rosado significan agradecimiento y aprecio por la persona. Las rojas representan amor y respeto, colocarlas sobre el ataúd refleja unión y cercanía hacia la persona.

Los lirios y las azucenas, pertenecientes a la familia de los liliums, son otras de las flores protagonistas del Día de Todos los Santos. Su significado se relaciona directamente con su color blanco: la pureza y la inocencia del alma del difunto. Refleja las relaciones duraderas y es símbolo de unión.

 

 

 

Compartir esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *